Conéctate
Ir Arriba

Apetito ansioso ¿Cómo enfrentarlo?

apetito-ansiosoEl apetito ansioso es causado principalmente por el deseo irresistible de comer algún tipo de alimentos en compensación de nuestro estado emocional.  Los estados emocionales varían entre sentimientos de estrés, alegría, cansancio, frustración o nerviosismo; mismos que se auto-recompensan para sentir placer; la sensación de hambre provoca este tipo de comportamientos para sentir alivio. Asimismo, después de un evento exitoso, es costumbre el promover, de manera equivocada, el consumo de alimentos hipercalóricos como premio a una temporada de mucho esfuerzo. Generalmente se buscan alimentos de rápido consumo y fáciles de preparar, promoviendo el mínimo esfuerzo.

La forma de ingerir estos alimentos es rápida, sin pausas y a veces hasta de pie o llevándolo hasta algún lugar especial que contribuya a la experiencia de bienestar.

Muchas veces de modo impulsivo (sin reflexionar) y otras en forma compulsiva (actos sin control).  Por otro lado, se consumen alimentos a grandes cantidades (atracones), comportamiento que puede llevar a una enfermedad más grave (anorexia y/o bulimia) en comparación a un apetito ansioso. Estas señales pueden ser: comer a escondidas, en la noche, cuando se está solo o disimuladamente cuando se encuentra con compañía y trae consigo la pérdida del autocontrol y sentimientos de culpa.

¿Cómo podemos solucionarlo?

Existen diferentes estrategias que podemos implementar según la que más se adapte a tus necesidades y estilo de vida.

Hablando desde un aspecto psicológico o inclusive cuadros psiquiátricos, es decir, que involucran el manejo de las emociones, conflictos internos o actitudes que corrompen las conductas sociales, es importante considerar a especialistas dentro de estos ámbitos.

También podemos sumar a nuestro tratamiento, profesionales del área de la salud como nutricionistas y médicos bariatras, que pueden orientar en la toma de decisiones saludables y fungen como un apoyo moral y especializado.

Es importante descartar alguna  enfermedad que pudiera estar causando el padecimiento, como alguna disfunción hormonal relacionada al hipotiroidismo, resistencia a la insulina o diabetes.

Por eso tenemos que considerar que el comer representa no solo una necesidad biológica, sino un conjunto de factores sociales y emocionales que se relacionan, fomentando la unión, y conversaciones importantes con personas que se relacionan con nosotros.

Existen también alimentos que pueden ayudar como parte de nuestros hábitos diarios y que pueden ser incluidos entre comidas o en estos momentos de apetito ansioso, tales como: nueces, avena, plátano y aguacate.

Sumado a esto, es necesario tener en mente ciertas acciones, tales como el dormir, que disminuirá la ansiedad. Además, la actividad física, ya que se produce las endorfinas que promueven una sensación de bienestar similar a la de después de comer.

El desayunar todos los días, incluyendo una buena cantidad de proteína, puede ayudar a mantener la saciedad por más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Escritores