Conéctate
Ir Arriba

Cambia Tú Y Cambia A Los Demás

jose miguel graza 5Todos buscamos cambios en nuestras vidas, buscamos que las cosas se hagan y buscamos que el mundo sea un mejor lugar para vivir. Siempre tenemos las mejores opiniones para que los demás cambien, tenemos las palabras perfectas para los que nos rodean, pero cuando llega la hora de hablar con uno mismo sobre los cambios, que tenemos que hacer, no somos capaces ni de armar un enunciado. Sí, hay muchos problemas en las sociedades de hoy en día, pero diciéndole a los demás que cambien, sin nosotros cambiar, nada se va a solucionar.

A veces somos los primeros en señalar los errores de los demás, en “sacar los trapos sucios” de nuestros vecinos y los mejores para escondernos cuando hacemos algo mal. Es bueno usar la crítica, siempre y cuando esta sea constructiva y ayude al crecimiento de la persona que recibe la crítica; en otras palabras, la crítica debería quedarse en sustantivo y no ser tan usada como verbo.

Todos cometemos errores y tristemente estamos reaccionando mal contra los que cometen los errores. La gente que comete errores necesita más ayuda y menos dedos señalando. Si tan solo pudiéramos ayudar a cada persona de la cual nos hemos burlado, entenderíamos el verdadero significado de un error. Si no somos capaces de ayudar y de encaminar a la gente que comete errores, no seremos capaces de triunfar como sociedad.

¿Cuántas veces hemos visto como la sociedad es, queremos cambiarla, y nunca hacemos nada al respecto? Somos victimas del conformismo y preferimos no meternos en problemas con la sociedad. Y como nos encanta echarle la culpa al de arriba “qué ellos son así, ellos no cambian ¿porqué cambiaré yo?, es un problema de hace tiempo, así son las cosas, no hay nada que YO pueda hacer.” Recuerden que el problema no se acaba cuando cambiemos al guía del lugar, si no al concientizar a los viajantes en cuidar, proteger, limpiar y amar el camino, para que así los futuros andantes lo puedan disfrutar como nosotros lo hicimos.

No se queden callados y digan las cosas, que no les gane la flojera, que nadie los calle nunca. Nunca dejen que sus ideales y sus sueños mueran, si no al contrario luchen por ellos. Cambia tú primero y luego, como una sonrisa, ve y contagia a los demás. Da el primer paso, toma la iniciativa, se un líder positivo y verás que la gente te va a seguir. Todo se puede en esta vida si se tiene voluntad. Muchos dicen y piensan muchas cosas, pero ¿acaso han actuado ya o siguen llevando la misma vida? Hay que salir a ayudar a los demás, pero recuerda que para limpiar al otro, primero hay que estar limpio uno mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Reflección TOP