Conéctate
Ir Arriba

El efecto pigmalión

El Efecto Pigmalión

¡Atrévete a creer en tu alumno!

1aEn el área educativa, existen diversas maneras de educar a un niño; es decir, de impulsarlo a desarrollar su máximo potencial y cumplimiento de sus metas. A pesar de esto, profesionales del área educativa afirman que la motivación es un elemento clave en cualquier plan educativo y esto es porque impulsa de manera intrínseca el aprendizaje, dejando como consecuencia una formación óptima por un largo periodo de tiempo.

Los psicólogos de la educación explican esto por medio de un concepto llamado: Efecto Pigmalión, el cual describe cómo la creencia que una persona tiene sobre otra puede influir en el rendimiento de esta otra persona. Los psicólogos Robert Rosenthal y Lenore Jacobson (1968) surgieron con éste término al realizar un experimento en una escuela en California. Este experimento consistió en proporcionar información falsa sobre el potencial de aprendizaje de los estudiantes de la escuela. Se les comunicó a los profesores que a los alumnos se les había realizado un test de inteligencia y se seleccionaron a aquellos que habían puntuado más alto para agruparlos en cierto grupo para alumnos de alto rendimiento. En realidad, los alumnos se habían seleccionado al azar, sin relación alguna con el test. La finalidad del experimento era conocer si el desempeño de los alumnos cambiaba de acuerdo a la creencia que los profesores tuvieran sobre ellos. Efectivamente se demostró que aquellos estudiantes colocados en el aula de alumnos de alto potencial puntuaron superior en su evaluación de desempeño en comparación al resultado de los alumnos situados en un aula común, quienes tenían anteriormente un potencial intelectual similar.

El efecto pigmalión muestra cómo el rol del educador se define no solamente por la enseñanza que transmite sino por las expectativas y creencias que tiene de su alumno. En otras palabras, si un maestro considera que cierto alumno tiene un alto nivel de capacidad, entonces lo tratará como una persona capaz, dándole mayor oportunidad de participar, delegándole más actividades, etc. El alumno, al ser tratado de esta manera intentará cumplir las expectativas del maestro, acertando con su comportamiento de forma más frecuente. De este modo, el efecto pigmalión se irá manifestando en el comportamiento del alumno mientras él continúe con esta creencia, hasta lograr mejorar sus calificaciones y rendimiento académico.

En el ámbito educativo, es importante no limitarse a transmitir conocimientos, sino ir más allá y creer en el estudiante, sin importar cual sea su desempeño actual. Si el alumno no se cree capaz de dar más de lo que ya da, entonces es el rol del educador hacerle pensar lo contrario. Las consecuencias del efecto pigmalión son enriquecedoras y aseguran un cambio radical en el perfil académico de cualquier alumno, lo único que hace falta, es creer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Maria Quezada

  • El mundo necesita pensamientos infantiles

    El mundo necesita pensamientos infantiles ¿Qué es lo que se te viene en mente cuando te llaman “infantil”? Probablemente cometiste algún...

    Fernando Tamez28 octubre, 2014
  • La paradoja del phubbing

      Mientras te comunicas podrías estar interrumpiendo la comunicación. ¿Alguna vez has caminado en tu casa con el celular en la...

    Fernando Tamez3 mayo, 2014
  • Los hijos: ¿Cómo identificar y hacer crecer su talento?

    “Dame una docena de niños sanos y bien formados y mi propio mundo específico para criarlos y les garantizo que elegiré...

    Fernando Tamez30 marzo, 2014
  • 5 Formas para ser más positivo

    Pensar positivo no es una habilidad con la cual se nace, es más bien un hábito que se debe de desarrollar....

    Fernando Tamez15 marzo, 2014
  • Educa a tus hijos a ser individuos racionales

    Niños racionales, adultos ejemplares. Durante muchos años, la educación ha sido encaminada hacia una formación rígida, en la que gobierna el...

    Fernando Tamez3 marzo, 2014