Conéctate
Ir Arriba

Formando el hábito del ejercicio desde pequeños.

9aEl deporte es un aspecto fundamental en la salud física y mental de un niño. Al ser inculcado desde una corta edad, su práctica conlleva muchas ventajas sociales. Además de contribuir a evitar una vida sedentaria; un factor de riesgo mayor para la salud, el deporte ayuda a mejorar las habilidades sociales en los niños.

Hipócrates manifestaba: “lo que se utiliza se desarrolla, lo que no se utiliza se atrofia”.Sabemos que obesidad y niños sedentarios, son conceptos ligados, cuya alarma recae en la salud de nuestros hijos.  No hace falta ser doctores para conocer los factores de riesgo que estos producen: hipertensión arterial, tabaquismo, dislipemias (exceso de colesterol), entre otros. El sedentarismo es considerado ya como el cuarto factor de riesgo mayor. Por esto es que la práctica deportiva es estimulada por los pediatras.

El deporte ha cobrado gran importancia,  además de sus ventajas físicas, mentales y sociales, también incluye lo psíquico y social. La práctica del deporte permite a los pequeños a aprender, manejar logros y fracasos, entendiendo el valor de la práctica y la preparación. Los niños comprenden desde pequeños el concepto de justo e injusto con los deportes. Estos ayudan a aceptar la autoridad adulta e interrelacionarse con distintos grupos sociales y económicos, así como la autodisciplina. Por otro lado, el deporte les hace sentir un lugar de pertenencia, respeto y confraternidad con un grupo. La actividad física definitivamente es un medio formativo en la educación e integrador de la personalidad de cualquier niño.

Según el doctor Santiago Kweitel, la iniciación deportiva va a depender del crecimiento (en tamaño) y el desarrollo (maduración de funciones) que hacen a la madurez del chico. Los niños de 4 a 7 años deben desarrollar la actividad motora (habilidades motoras básicas, coordinación, equilibrio y velocidad), el conocimiento del esquema corporal y la multilateralidad. De los 8 a 9 años, los niños pueden comenzar con la actividad pre deportiva, mini deportes. Esta última, les permitirá elegir destrezas que estén de acuerdo con sus aptitudes motrices y funcionales. De los 10 a los 12 años,  comienzan a desarrollar la habilidad motora específica, incorporando técnicas y gestos propios de cada deporte. De los 13 a los 15 años,  se puede comenzar el deporte con sus reglas y sesiones de entrenamiento, respetando los momentos evolutivos propios de cada chico en particular. A partir de los 16, es cuando se recomienda iniciar la práctica deportiva competitiva.

En conclusión, el deporte es una necesidad para todos los seres humanos y debe ser inculcado desde pequeños. Es fundamental para los padres de familia, que sigan el proceso de maduración en sus hijos y ayudarlos a cumplir cada meta con las etapas de desarrollo en su disciplina.

[/dropcap] [dropcap] [/dropcap] [dropcap] [/dropcap]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Daniela Gomez