Conéctate
Ir Arriba

Importancia de la educación financiera desde la niñez

la-importancia-de-la-educacion-financieraLa educación financiera es un proceso de desarrollo de habilidades y aptitudes que, mediante la asimilación de información comprensible y herramientas básicas de administración de recursos y planeación, aprendemos a tomar mejores decisiones en cuanto al manejo de nuestros recursos, a administrar nuestros ingresos, gastar mejor y a construir los medios para hacer frente a imprevistos, formar un patrimonio y cumplir metas de vida.

Comunmente, los padres tienen la costumbre de hacer que nosotros, sus hijos, ahorren, nos dan dinero con la condicion de que guardemos la mitad en nuestro cochinito. Sin embargo, nunca nadie nos dijo qué hacer con el dinero que ya tenemos ahorrado, lo cual nos lleva al punto de gastarlo todo en cosas inservibles tan pronto como rompemos el cochinito.

Desgraciadamente, llega un momento en el que solos y a base de tropiezos nos damos  cuenta que no tenemos idea alguna de como manejar nuestro dinero y ahorrar. Mis padres me dieron una tarjeta de débito a los 17 años con una cierta cantidad de dinero al mes, cabe mencionar que yo jamas había tenido tanto control sobre mi mismo y mis gastos, una semana antes de que me volvieran a depositar, ya no tenia dinero.

En ese momento me di cuenta que algo estaba haciendo mal.

Para prevenir esto, tengo 3 tips para darles a ustedes padres de familia:

Mándalos de compras: Enviar a los adolescentes al supermercado con una lista de compras y una suma determinada de dinero, teniendo como labor comprar lo incluido en la lista los ayudara a tomar decisiones sobre cantidades, marcas, y mayoreos. Dándoles el incentivo de depositar en su cuenta todo lo ahorrado.

Enséñales cómo gastar y ahorrar: El mayor reto para un adolescente es conservar dinero. Una encuesta reciente realizada por el Fondo de Educación Financiera mostró que una tercera parte (30%) de los estudiantes de preparatoria, de entre 14 y 18  años de edad, expresaron que su principal preocupación financiera es pagar la colegiatura y gastos relacionados, mientras que para más de la mitad las razones primordiales para ahorrar son la ropa (66%) y el entretenimiento (55%). Ya sea que su dinero provenga de un fideicomiso o de su trabajo de medio tiempo, ayúdales a planear y presupuestar su dinero dividiéndolo en al menos tres “canastas”: dinero para la bolsa; ahorros para el corto plazo para comprar ese nuevo videojuego o esa prenda que quieren; y ahorro a largo plazo para educación superior. Discutan cómo dividirlo y el propósito de cada “canasta” para que los jóvenes sean partícipes activos de cómo es asignado el dinero que ganan.

Ayúdales a ganarse ese dinero. Con frecuencia los jóvenes reciben dinero sin que realmente lo hayan ganado. En la vida real cuesta trabajo –y mucho– ganar dinero. No tiene que ser una ardua labor, establece algunas pautas para que su dinero continúe fluyendo, tareas regulares, mantener sus calificaciones, respetar las reglas de la casa, etc. El permiso para tener un trabajo después de clases debe seguir las mismas reglas. Sé firme pero justo cuando las expectativas no se cumplan.

 

Gerhard Hernandez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Escritores