Conéctate
Ir Arriba

La biodiversidad no es un circo

noaloscircosCada ecosistema en nuestro mundo nutre y acoge a diferentes especies de flora y fauna. Algunas de ellas las conocemos, algunas pasan desapercibidas por el ojo humano, pero todas cumplen con una función única en el mundo. Es un privilegio ver paisajes hermosos y animales exóticos, conocer de ellos y sus formas de vida. Y sin embargo, los seres humanos somos el predador número uno para cada una de las especies únicas que guarda la naturaleza.

¿Sabías que más  de 17 especies se han extinguido en los últimos 10 años y que actualmente hay más de 50 especies en peligro de extinción?

Nos hemos dado la tarea de urbanizar, deforestar e industrializar cada día más terreno de nuestro planeta. Si bien es cierto que las poblaciones crecen exponencialmente y por ende los humanos necesitamos cada día más recursos y más alimentos, pero pasamos por alto el tesoro que estamos desapareciendo día a día. Para mitigar este grave problema, muchas personas han tenido la iniciativa de crear ONG’s, programas de conciencia ambiental y social, entre otras herramientas para lograr que todos estemos informados de lo que pasa en nuestro medio ambiente. Sin embargo, hay un mayor peligro que amenaza a la biodiversidad de nuestro mundo: la utilización de especies para el entretenimiento humano.

Vemos parques acuáticos utilizando bellas, inteligentes y únicas especies marinas para atracción turistas. En terribles condiciones de vida, separadas de su hábitat natural, forzadas a modificar su comportamiento de origen,  a través de métodos de aprendizaje basados en el miedo y la falta de alimento. Vemos animales selváticos en circos y otros espectáculos masivos, destinados a vivir en pequeñas jaulas y sin poder desarrollarse en su medio ambiente natural. Este tipo de entretenimiento logra, mediante ambientación y espectáculo, mostrar al público una imagen en la que los animales disfrutan y son felices en sus hábitats creados por el humano.

El peor error que podemos hacer, la falta de conciencia más grande, es creer que esto es cierto.

La biodiversidad no es un circo.  Las increíbles especies que disfrutamos tanto admirar, necesitan de su medio ambiente, de sus ecosistemas, espacios y otras especies para desarrollarse y vivir plenamente. No confundamos un acto humano, como la reservación de áreas naturales protegidas o las UMAs con cautiverio y explotación animal.

Hagamos conciencia de que no somos la única especie en el mundo con necesidades y comodidades. Hagamos conciencia de que los sitios de espectáculos en los que explotan a los animales deshumanizan a nuestros hijos al enseñarles que es correcto abusar de una especie que no puede defenderse ante el ser humano. Disfrutemos de todas las maravillas de la biodiversidad de una manera sana. Existen cientos de excursiones marítimas y terrestres que guiadas por expertos, nos permiten observar y disfrutar de estas especies en su hábitat, sin necesidad de encerrarlas y privarlas de su vida natural.

¡Disfrutemos de nuestra gran biodiversidad, respetándola!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Escritores