Conéctate
Ir Arriba

Los beneficios del yoga en la niñez.

Se ha escuchado mucho acerca de los beneficios que trae el yoga a los adultos pero, ¿qué sabemos del yoga para niños?

El yoga se ha convertido en una actividad popular de ejercicio en los niños. prueba de ello es que los programas de yoga diseñados para niños han ido incrementando en su número, incluso muchas escuelas han comenzado a implementar yoga en sus clases de educación física.

Una clase de yoga para adultos es muy distinta a una de niños. La práctica para niños se adapta de una manera en que todo sea a través de juegos para que los niños lo disfruten y sean felices. Es común que los maestros utilicen canciones, bailes, cuentos y dibujos para llevar a cabo la clase.

Desde el punto de vista físico, el yoga desarrolla fuerza, resistencia, flexibilidad y coordinación. El yoga, aunque los niños no necesariamente entienden el concepto, también ayuda a aliviar el estrés. Asimismo, reduce considerablemente el riesgo de sufrir lesiones deportivas.

Aunque los beneficios físicos son evidentes, el yoga también mejora la memoria, concentración, creatividad e imaginación de los niños. Como beneficio adicional, esta práctica les da oportunidad de conocer nuevos amigos permitiéndoles que desarrollen sus habilidades sociales. El yoga aporta mucho al crecimiento y desarrollo saludable de ellos. Les garantiza un crecimiento físico, mental, moral, social y espiritual.

Otro gran beneficio es que les permite desarrollarse en un ambiente no competitivo, ya que el yoga es un ejercicio muy adaptable. La mayoría de las posturas o asanas tienen variantes para adaptarse en el caso de que una persona no pueda hacer cierto movimiento por una lesión o patología. Es decir, si un niño tiene un problema de espalda y no puede practicar una determinada postura, el instructor le enseñará una variante. De esta manera el niño podrá seguir la clase sin sentirse mal o diferente a sus compañeros. Participar en actividades de yoga podría significar para ellos, una vida más plena, saludable y relajada.

De igual manera muchas actividades del yoga y posturas tienen beneficios específicos para los niños. Por ejemplo; la postura del árbol ayuda con el equilibrio y la visión, la del gato y perro la flexibilidad en la columna vertebral, la de montaña la auto-conciencia de la postura y asi cada una tiene su propio beneficio.

Los niños pueden empezar a practicar yoga a partir de los 3-4 años. Normalmente se hacen grupos en función de las edades para adaptarse a las necesidades de cada etapa de la niñez. Además, ¡el yoga se complementa a la medida con otros deportes como el fútbol, la gimnasia y la natación!

____

¿Tú que opinas? ¡Nos interesa conocer tus comentarios! Recuerda compartir el artículo en tus redes sociales.

Si te interesó este artículo, quizás te interese leer http://www.edutop.mx/el-deporte-como-habito/

Más en Daniela Gomez