Conéctate
Ir Arriba

“Paciencia VS Gritos”: Piénsalo de nuevo 10 Puntos Importantísimos.

paciencia
¿Gritar? Es más inteligente… es ser paciente. Soy mamá y sé lo desesperante que se puede volver esta tarea; alguien una vez me preguntaba qué había aprendido al cumplir 365 días sin gritarles a mis cuatro hombrecitos. Me quedé pensando y le respondí: muchísimo; fue más de lo que puedo escribir en esta página. Por supuesto, ellos terminaron obedeciendo a su mamá y gritar no fue ningún requisito.

1. Aprendí las ventajas de ser paciente.
Gritarles no es lo único que he dejado de hacer por un año, tampoco me he ido a dormir con el estómago retorcido, sintiéndome mal por no ser paciente con ellos, no he tenido que decirle a mi marido que les grite todo el santo día. No he escuchado que alguno de mis niños me diga que soy la peor mamá del mundo y que ya no me quiere. Sin embargo, lo que sí he aprendido es que tiene sus ventajas no gritar.

Libre Acceso: Articulo Completo en Revista Edición Digital: Páginas 24-26.

[level-subscriptores]

2. Mis niños son mi auditorio más importante.
Cuando decidí no volver a gritarles, me di cuenta que no grito en presencia de extraños porque quiero que crean que soy una mamá cariñosa y paciente. La verdad es que yo era así, era muy rara la ocasión en que no les gritaba al estar solos cuando no había un auditorio que me juzgara. Aprendí que mis hijos siempre me están observando, son mi auditorio y el que más importa. Quiero mostrarles lo amable y paciente que su mamá puede ser.

3. Los niños son niños; pero no solo niños, también son personas.
Al igual que yo, tienen días malos y otros buenos. Algunos días son encantadores y obedientes; otros son huraños y difíciles. A veces son gritones y rebel- des. Tengo que revisar mis expectativas y recordar que son pequeños, que están creciendo, que están aprendiendo, que no saben todavía cómo resolver las cosas, y habrá varias veces que se levanten de la cama con el pie izquierdo. Cuando se equivoquen, mis gritos no les enseñará su error, ni mucho menos les da buen ejemplo; tengo errores y no me gustaría que ellos me traten así.

4. No puedo controlar siempre sus acciones, pero sí puedo controlar mis reacciones.
Yo puedo tratar de seguir todas las sugerencias del manual de manejo experto de niños excelentes pero no siempre va funcionar, algunas veces ellos no harán lo que yo quiero y querré gritarles ¡Recoge tus juguetes! Cuando estamos en ese plan necesito retirarme de la habitación por un minuto, tranqui- lizarme y buscar un nuevo argumento; la autoridad sin agresividad sí es posible.

5. Gritar no funciona.
Hay innumerables ocasiones en que he querido abandonar mi reto; incluso, pensado que gritando sería más fácil que salir de la habitación y buscar alternativas a los gritos, pero he aprendido que no funciona, que sólo provoca heridas a los hijos y se hace más difícil que aprendan lo que quiero enseñarles como personas. Una mezcla de órdenes intimidantes a gritos, sólo los hará llorar.

6. Momentos increíbles suceden cuando no gritamos.
Una noche ya tarde, escuché pasitos por la escalera, aunque me enojó ser interrumpida en mi tiempo libre, me levanté a regresar al pequeño a su cama. Cuando lo estaba tapando me dijo: “Mami, ¿si yo voy al cielo primero que tú, me seguirás queriendo? Porque si tú te vas primero, yo sí te seguiré queriendo. De hecho, yo siempre te querré”. De haberle gritado que regresara a su cama, nunca hubiéramos tenido esta conversación tan importante.

7. No gritar es un reto enorme, pero se puede lograr.
No puedo decir que no gritar sea fácil y factible, pero ser creativas con las alternativas ciertamente lo ha hecho posible. Me siento muchas veces como una tonta, usando servilletas naranja para recordar mi meta, o tener pegotes en los espejos o cuadros de la casa que me mantengan en línea. “Cuando menos” son dos palabras que digo constantemente: “Tiró toda la caja de huevos al suelo, fue accidental y cuando menos, está ayudando a recogerlos”.

8. Muchas veces el problema soy yo, no mis hijos.
Decir “No eres tú, soy yo”, suena muy incómodo cuando estás aprendiendo a no gritar. Me he dado cuenta rápidamente que muy seguido quería gritar porque había tenido un pleito con mi marido, es- taba agotada por mi trabajo, estaba cansada o era esa fecha del mes. También aprendí que verbalizar conmigo misma esas situaciones me hicieron darme cuenta que los niños no tenían nada que ver y no debía culparlos.

9. Date un espacio personal.
Generalmente soy buena cuidando a los demás, pero no lo era tanto cuidándome a mí. Una vez que me di cuenta que tener sobrepeso, estar alejada de mis amigas y estar cansada, eran gatillos para mis gritos. Empecé a cuidarme, priorizando mis horas de sueño, la dieta, el ejercicio, llamar cuando menos a una amiga cada día y lo más importante: decirme que se vale no ser perfecta. Cuidarme me ayuda a no gritar, a estar más contenta, manejar las situaciones estresantes y estar relajada con los demás.

10. Ser paciente con los hijos es mejor para todos.
Los niños no dejarán de ser traviesos y cuidarlos es nuestra obligación; necesitan de nosotros para madurar y crecer en un ambiente sano. Ser muy duros con ellos no es bueno, pues puede lastimar su autoestima o causarles inseguridad. Olvídense de niños perfectos: ahora que he dejado atrás los gritos, mis niños son más amorosos conmigo y me siento muy feliz.

Fuente: http://theorangerhino.com

[/level-subscriptores]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Highlights

  • Luces, cámara y… appcción

    Musical.ly Luces, cámara y… appcción Musical.ly te ayuda a sacar al artista que llevas dentro y a pasar un buen rato...

    Fernando Tamez2 noviembre, 2016
  • Los #’s (hashtags) del texting

    Úsalos moderadamente. Los #´s (hashtags) del texting. En tiempos tecnológicos es importante aprender algo más sobre el uso de los mensajes...

    Fernando Tamez2 noviembre, 2016
  • Gratitud para ser feliz

    Virtud invaluable. Gratitud para ser feliz. Promover y enseñarles el agradecimiento a nuestros hijos, los hará conocer este valor y más...

    Fernando Tamez2 noviembre, 2016
  • Talento natural

    Desde pequeños pueden brillar. Talento natural. Identifica las señales que indican que tu hijo tiene talento para el fútbol y apóyalo....

    Fernando Tamez2 noviembre, 2016
  • El juguete ideal

    ¿Cómo escogerlo? El juguete ideal. Elige juguetes que se adapten a la edad, personalidad e interés de tu hijo para garantizar...

    Fernando Tamez2 noviembre, 2016
  • Trabaja su autoestima

    Primeros años son clave Trabaja su autoestima Transmitir en casa una imagen positiva de sí mismos es importante para poder fomentar...

    Fernando Tamez5 octubre, 2016
  • La música: el meta-lenguaje

    Sensibiliza nuestros sentidos La música: el meta-lenguaje Aprender a tocar un instrumento facilita el aprendizaje de otros idiomas y a mejorar nuestra...

    Fernando Tamez4 octubre, 2016
  • Dale confianza

    Fomentar que tus hijos hagan las cosas por sí mismos hará que crezcan y fortalezcan su seguridad. Por: Coach Rafa Mier...

    Fernando Tamez3 octubre, 2016
  • Llévalos paso a paso

    Educar a los niños sobre el seguimiento de instrucciones podrá ayudarlos a ser más organizados y a tener una mejor vida....

    Fernando Tamez29 septiembre, 2016